MeteoBinéfar

Desde el año 2008, en el que superamos con creces la media normalizada de precipitación, la tendencia ha sido a la baja. Este año 2010, aun considerándose un año pluviométrico normal (353 mm), hemos estado por debajo de la media (373 mm) y ha sido el cuarto más seco de los últimos quince años. Si observamos la gráfica histórica, sobre todo de los últimos decenios, podemos observar que se han producido periodos largos de sequía, como en la década de los 80, y otros más cortos como el del periodo 2003-2007. Entre medio, años muy anómalos como 1995 y 1998. Los años de bonanza han sido los menos, con sólo cuatro marcas por encima de los 500 mm, el último ya lejano, en 2003. La tendencia negativa de los últimos años, aunque poco significativa, podría indicar el inicio de un periodo de sequía de ciclo corto. Los modelos climáticos a largo plazo no auguran para Aragón una disminución importante de la precipitación para los próximos años, por lo que no parece probable entrar en un periodo de sequía de ciclo largo como en los 80, que, por otra parte, y dadas las necesidades hídricas generadas hoy en día, mucho mayores que entonces, podría ser catastrófico.

En cuanto a las temperaturas, el año 2010 se ha situado en los 14º, + 0,2 º por encima de la media (1971-2000) caracterizándose como normal. Aun con todo, se ha convertido en el segundo más frío de los últimos quince años. Y es que salvando el periodo 1971-1988, eminentemente frío – la estación meteorológica en ese periodo se encontraba situada en La Granja, a las afueras de Binéfar, el resto del periodo hasta nuestras fechas se ha caracterizado por tener temperaturas medias por encima de los 14,0 º, fluctuando, como muestra la gráfica de evolución de los últimos años entre 13,9 º y 15,5 ºC. Aunque la tendencia de los últimos veinte años, ni mucho menos hace pensar que vayamos a vivir de momento un incremento significativo de la temperatura media. De hecho, las proyecciones climáticas obtenidas a cuenta de la problemática del cambio climático coinciden con esta tendencia estable, al menos hasta la próxima década.

En cuanto al resto de estaciones de la comarca cabe resaltar las temperaturas medias de La Melusa con 13,6 º y de San Esteban, 13,4, que teniendo altitudes muy dispares, la primera menor y la segunda ligeramente mayor a la de Binéfar han sido significativamente más frías que la de ésta localidad. A este respecto, cabe decir que las primeras son estaciones agroclimáticas, que se encuentran en medio de terreno natural sin un entorno urbano cercano, y por tanto con nula influencia de éste. La estación de Binéfar , aun encontrándose a las afueras de la población, recibe la influencia, térmicamente positiva, de los materiales propios del terreno urbano.

Observando la gráfica de temperaturas, podemos afinar más, pues se observa como en las estaciones agroclimáticas se obtienen temperaturas mínimas mucho menores, producto de la mayor facilidad para irradiar el calor del terreno. Pero, sorprendentemente, las temperaturas máximas son ligeramente mayores que en Binéfar, lo que induce a pensar que el efecto urbano tiene algún componente atenuador respecto de las máximas. Algunos autores hablan de la turbulencia creada por el día en torno a los cascos urbanos de cierta importancia y la consiguiente formación de brisas que explicarían este fenómeno singular.

En cuanto a la precipitación, disponemos también de los pluviómetros de Azanuy y Peralta pertenecientes a la CHE, que nos amplían el abanico de registros. Como podemos observar en la gráfica inferior, la distribución mensual de las precipitaciones es muy similar en todas las estaciones, como corresponde por su cercanía geográfica, aunque se aprecia cierta diferenciación en la cantidad caída, mayor ésta en las localidades más próximas a los somontanos. Globalmente, se aprecian de forma muy clara los dos máximos de primavera y otoño y destacan el mes de enero, que fue muy húmedo, y el mes de agosto totalmente seco.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*