MeteoBinéfar

Se fue para no volver, al menos de momento. No hay manera de que se produzca una entrada de frío seria este año. El anticiclón de las Azores se empeña en adoptar una forma plana y de baja latitud y las borrascas circulan de oeste a este sin bloqueos ni movimientos de masas de aire frío sobre Europa. La previsión a medio plazo indica pocos cambios, así que nos presentamos en enero sin precipitaciones y sin frío, a la espera de que se refuerce el anticiclón siberiano y ejerza influencia sobre Europa.

No es que me entusiasme el frío, quizás con nieve sí, pero lo que no me gustan son los mosquitos en verano y las plagas en las cosechas, y sin frío en invierno éstos pueden proliferar en abundancia el curso que viene. Además el periodo de latencia, que ya ha comenzado en la mayoría de las especies vegetales, se puede interrumpir si no llega el frío, el frío de verdad.

Hoy sin ir más lejos se han disparado las temperaturas hasta valores cercanos a los 20 ºC. El efecto foehn ha sido el culpable. Un viento muy cruzado, del NW-NNW, el origen templado de la masa de aire y la barrera que supone el Pirineo han sido suficientes para caldear el ambiente, eso sí, de forma desapacible pues las rachas de viento han rondado los 50 km/h, y el sol se ha escondido debido a las nubes medias y altas, que son las únicas con permiso para atravesar la cordillera.

Para mañana más de lo mismo y cuando pare el viento, ligeras heladas matinales… y cuando empiece a soplar levante, vuelta a las nieblas, y esto es lo que nos espera hasta final de año. Tiempo al tiempo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*