MeteoBinéfar

Al parar el viento las temperaturas se han desplomado de forma acusada. Mientras ha soplado el cierzo el aire se ha mezclado de forma turbulenta entre las diferentes capas, y no ha permitido que el aire frío se “deposite” en las más bajas. Pero esta noche y sobre todo en la que viene, la fuerte irradiación nocturna y la calma van a permitir que el aire se estratifique por temperaturas y se produzcan fuertes inversiones térmicas con temperaturas que esta noche han bajado hasta los -8 °C en Binéfar y -11°C en La Melusa, pero en la que viene pueden llegar hasta los -12° ó -13°C.

Hasta ahora no se había apreciado en su justa medida la llamada ola de frío siberiano, había helado, pero de forma débil o moderada. Bueno, en realidad sí que se ha notado mucho,  en la humedad. Si os habéis fijado algunos días atrás , hemos llegado a estar al 10% de humedad relativa, algo que no había visto todavía en los muchos años de observación que llevo, y esto sí que es una de las características de la masa de aire siberiana.

Las implicaciones que tiene esto en el ambiente y en los humanos parecen mínimas, pero no lo son: la humedad interior de las viviendas baja por debajo del 30%, por lo que se resecan mucho las mucosas mientras dormimos y pueden aparecer irritaciones en garganta y nariz sin aparente motivo, solución, un humidificador o simplemente tender la ropa dentro de casa (en estos momentos es la mejor secadora que hay y ahorras energía), o en cualquier caso podemos mojar varias toallas  y extenderlas  sobre los radiadores, nada de botecitos de agua o esos recipientes que se colocan en el radiador, que son un timo, pues lo que más favorece la evaporación del agua es superficie y no cantidad de agua. Luego, respecto del ambiente, si no hay humedad, el punto de rocío se sitúa en temperaturas muy por debajo de cero, por lo que la temperatura mínima tiene vía libre para descender sin el parón térmico que supone la condensación o sublimación. Además este fenómeno se puede ver favorecido por los procesos de enfriamiento en la evaporación de las zonas húmedas, donde las haya claro. Y como saben bien los agricultores no hay peor cosa para los cultivos que las llamadas heladas negras, que son heladas sin escarcha que hielan y matan las plantas desde el interior. La formación de escarcha impide que el frío penetre en la planta.

En algunas huertas de Lleida rocían los árboles por las noches para que se forme una capa de hielo en la superficie y así proteger al árbol de ambientes gélidos y secos.

Esta noche en la cama, el “enredón” y la manteta eléctrica.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*