MeteoBinéfar

Marzo pasado por agua

06/04/2013
by Víctor

El mes de marzo pasará a la historia en muchas localidades del centro y sur de la Península por la incesante caída de precipitaciones, en ocasiones de carácter moderado o fuerte; multitud de cauces desbordados y pueblos anegados, y sin respiro alguno… agua sobre agua. En algunos pueblos de la Meseta Sur se han recogido más de 150 mm cuando la media no supera los 45 mm. Hasta las mismas Lagunas de Ruidera, secas durante gran parte del año y humeando tres años atrás, se encuentran preciosas con abundantes cascadas de agua y al máximo nivel de aforo.

En nuestra zona también ha llovido mucho. Aunque sin llegar a los niveles del sur se puede caracterizar como un mes muy húmedo con cantidades que van desde los 45,6 mm de Azanuy a los 80,1 mm de Santa Ana. En Binéfar se han recogido 67,5 mm casi el triple de lo que suele caer normalmente, siendo el tercero más lluvioso de los últimos 20 años. La precipitación se ha repartido entre 16 días, en la mayor parte en forma temporal. A destacar los temporales de los días 5, 25 y 29 con más de 10 mm en 24 h, siendo el último el de mayor intensidad aunque sin producirse tormenta por la zona.

Las temperaturas, como no podía ser de otra forma, muy suaves; vientos de poniente y abundante nubosidad nocturna han hecho que, sobre todo, las mínimas se sitúen muy por encima de la media, entre 1º y 2, 5ºC. La media del mes en Binéfar se ha situado en 10,8 ºC (+1,3ºC sobre la media) y en La Melusa 10,1ºC (+0,6ºC sobre la media).

En cuanto a la causa de estos registros y fenómenos anómalos hay que atribuírsela como en la mayoría de los casos a la posición de los anticiclones. En este caso los centros altas presiones se han colocado uno al norte de Africa y el otro al norte de las islas británicas, permitiendo una circulación zonal de baja latitud con el continuo paso de borrascas de oeste a este por encima de la Península. Esto se aprecia perfectamente en el mapa de isobaras del día 25.

Y con abundante nieve todavía en las montañas, más de 4 m de espesor en las zonas altas del Pirineo, habrá que estar pendientes de los deshielos y las posibles crecidas de los ríos, sobre todo del Ebro, que lleva un año de crecidas que no se recordaba en tiempos.

Además no todo son desastres asociados a la meteorología. Los continuos temporales de viento y de precipitaciones durante el invierno y comienzo de primavera han provocado que el porcentaje de energía eléctrica producida por fuentes renovables -sobre todo eólica e hidroeléctrica- en España haya superado el 50%, lo que es una gran noticia, disminuyendo la producción en térmicas hasta mínimos históricos, que por otra parte viene mal a la producción del carbón aragonés…y es que nunca llueve a gusto de todos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*