MeteoBinéfar

Resumen de 2013

10/01/2014
by Víctor

Según los datos de la estación de Binéfar y la nueva serie de referencia podemos decir que el año 2013 ha sido un año normal en cuanto a temperaturas con una media de 14,2°C, calcada a la del periodo 1981-2010 y húmedo respecto a las precipitaciones con una cantidad total de 432,2 mm, un 15% por encima de la media.

En otras estaciones de La Litera los datos obtenidos de las estaciones agroclimáticas o de la CHE son los siguientes:

San Esteban: 13, 7 °C y 419 mm
La Melusa: 13,8 °C y 344 mm
Santa Ana: 14,2 °C y 438,5 mm

En las dos primeras se pueden observar las diferencias de temperatura respecto de Binéfar, debido fundamentalmente al carácter rural y agrícola de sus estaciones. Diferencias que en un análisis más detenido se reflejan de forma clara en las temperaturas mínimas.

Profundizando más en los datos de Binéfar, en la siguientes imágenes analizamos aspectos relacionados con la temperatura.

La distribución de temperaturas por meses destacan los meses fríos de mayo, que fue de récord con más de dos grados de anomalía, y junio y diciembre con más de un grado.  Por el otro lado julio y octubre que resultaron marcadamente más cálidos de los normal.

Un análisis pormenorizado nos muestra sobre todo lo poco marcado de los extremos térmicos con un máximo absoluto que no superó los 36 °C. Un único día además en que se superaron los 35 °C a lo largo de todo el verano, hecho que no ocurría desde 1997.  Corroborado además por los 59 días en que se superaron los 30°C, que supone unos de los datos más bajos de la serie histórica de Binéfar. Y en cuanto al valor mínimo que fue de -5,8 °C, con solo tres días con una mínima inferior a -5°C que aunque no es anómalo, no es lo más habitual durante el invierno en esta zona.

Sin embargo cabe decir que los 62 días de helada producidos se sitúan por encima de la media de los últimos años, lo que junto con lo dicho anteriormente y el análisis de las últimas décadas parece confirmar que se estarían moderando algo los extremos tanto por arriba como por abajo.

En cuanto a la precipitación la gráfica siguiente nos indica que se ha cumplido el patrón normalizado aunque de forma algo imperfecta. Hubo tres picos de precipitación, los dos típicos equinocciales y un tercero en junio que normalmente se produce en mayo. El mes más productivo fue junio con casi 70 mm y más escaso en febrero con 6 mm. Gracias a este mes de junio el verano acumuló la mayor cantidad de precipitación de los últimos 40 años con 135 mm.

Por contra, a pesar de esta última cifra no hay que destacar fuertes chaparrones veraniegos, ni grandes tormentas, de hecho solo hubo 14 días con tormenta, el menor registrado en los últimos 12 años, ni granizadas severas, tan solo la del 18 de junio que se presentó acompañada de agua.

Por lo demás, el número global de días con niebla o neblina acabó por debajo de la media (29 y 47 respectivamente), aunque nadie lo diría con el transcurso del último mes de diciembre.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*