MeteoBinéfar

No fallamos cuando decíamos que se había acabado el invierno por estos lares. Temperaturas muy suaves, precipitaciones las justas… la verdad es que por aquí ha sido un invierno muy soso, sin apenas incursiones de aire frio polar, ni bloqueos anticiclónicos, ni temporales, ni nieblas, salvo las del mes de diciembre, que para los que gustamos de ver fenómenos algo extremos o cuando menos que se salgan de la rutina ha sido bastante decepcionante. De no ser por la media del mes diciembre seguramente estaríamos hablando de uno de los inviernos más cálidos de los últimos quince años. Y es que febrero ha vuelto a ser cálido con una media en Binéfar de 7,3°C, casi un grado por encima de la media de 1981-2010, estando la anomalía sobre todo en las mínimas, dos grados por encima de lo normal y con heladas muy débiles que no han bajado de los -2,7°C. Otros valores de temperatura media del mes de febrero igualmente elevados se han registrado en Alcampell y Altorricón, con 6,4ºC y 8,2ºC, respectivamente.

La culpa de esta situación vuelve a estar en la disposición de los centros de acción que provocan una circulación zonal sobre Europa occidental. Esta circulación, que a lo sumo se ondula para mandar sobre la península Ibérica frentes que la atraviesan de NW a SE deja abundante lluvia y nieve en las costas y cordilleras septentrionales y poca precipitación en el resto con temperaturas frescas, pero no frías. De todas formas, como febrero es el mes más seco del año, los quince días que ha llovido, incluso con una racha de siete seguidos del 3 al 9, han acumulado lo suficiente para alcanzar la media. En Binéfar se han registrado 20,1 mm, dos por encima de la media, en Santa Ana 15 mm,  en Peralta 17 mm, en Alcampell 22,6 mm y en Altorricón 17,4 mm.

En definitiva, un invierno que seguramente pasará a la historia en Galicia y parte del Cantábrico, por los intensos y continuos temporales, pero que no lo recordaremos por esta zona. Ni por temperatura, que en conjunto ha sido ligeramente más cálido de lo normal (5,7°C, +0,3°), ni por lluvias, ligeramente más seco de lo habitual (64,7 mm, -4,5 mm), ni por fenómenos extremos, ninguno que recordar.

Lo más positivo y destacable es sin duda el agua embalsada en la mayoría de las cuencas hidrográficas y sobre todo en la nuestra. Como muestra unos pocos datos de capacidad a día de hoy: Mediano 91%, El Grado 96,5%, Barasona 75%, Santa Ana, 69%. Y todavía quedan los deshielos y esperemos que una primavera lluviosa. Dicen los expertos que a nivel nacional tenemos reservas para más de tres años, confiemos en que siga la racha húmeda.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Previous Post
«
Next Post
»